jueves, 24 de marzo de 2011

Encuentro en Costa Rica

Estaban los poetas, las palmeras, la oscuridad y la brisa. El micrófono se convirtió en aire cuando quise nombrar a Felipe Granados, un poema de Dario cruzo volando y llego la hora del Duende.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opiniones