viernes, 17 de noviembre de 2017

La Otra Revista: Poesía de Isolda Dosamantes


isolda-dosamantes
La otra revista Poesía de Isolda Dosamantes


Coordinador de la sección: Guillermo Carballo

Esta singular poeta tlaxcalteca se atreve a ser flor, lluvia, a veces viento, hablar con duendes y amores, convertirse en águila, planeta, tierra y silencio. Consigue también retratar al hombre desde la autenticidad, por lo que su poesía resulta una fusión entre el recuerdo y la necesidad de guardar un registro para justificar la existencia del hombre. Así la poeta se atreve a convertirse en pájaro – serpiente – ballena o sueño lúcido. Un recuerdo que va incrementándose al ritmo de su madurez poética, o del delicado tejido erótico que se esconde entre los diversos contextos poéticos y rincones de la cotidianidad humana que transforma en poesía. La sencillez tan poderosa como efectiva a lo largo de su obra, resulta convertirse en su principal virtud poética.



http://www.laotrarevista.com/2009/11/la-poesia-de-isolda-dosamantes/

Laboratorio de Poesía y Cibercultur@


Evidencia del curso

martes, 14 de noviembre de 2017

12 de Noviembre, día nacional del libro, natalicio de Sor Juana Inés de la Cruz


https://www.facebook.com/dany.escobar.965/videos/1340649162730512/




Alí Chumacero, un desplome del tiempo (fragmento)
Por Isolda Dosamantes
Para festejar el día nacional del libro 2017

Comienzo agradeciendo a los mediadores de lectura del estado de Tlaxcala por su maravilloso voluntariado, por su arduo y continúo trabajo en torno al libro, a las instituciones de cultura que los apoyan en estos vericuetos, iniciemos pues, el Tlacualero festejando, felicidades promotores, felicidades público por regalarse estos momentos.

Alí Chumacero, un poeta en el tiempo

Su mirada franca, su espalda siempre derecha, acompañado de mujeres hermosas, elegante, diríase que iba o venía de una fiesta, con su bebida predilecta entre los dedos. Así recuerdo la última vez que vi a Alí Chumacero, después la entrega de la Medalla de Oro de Bellas Artes, en el 2003, lo acompañamos a festejar en la famosa cantina La ópera, ubicada a un costado del monumental Palacio Bellas Artes.

En una entrevista realizada por Carlos Martínez Rentería Chumacero, a la pregunta expresa ¿Cuáles son sus cantinas preferidas? dijo: “La Ópera, porque es muy burguesa, muy porfiriana; es de 1905 y se conserva como en esa época, no hay ninguna otra que tenga esa personalidad; hay bares nuevos bonitos, pero no le llegan.[i] Seguramente por eso, esa mañana de domingo, después de haber sido galardonado con la medalla Bellas Artes, fuimos allí. Fue un domingo soleado y lleno de sonrisas.

Estaba feliz con su medalla, rodeado de sus amigos, de los escritores jóvenes, de las becarios del Centro Mexicano de Escritores, así que en las entrevistas con respecto a lo que significaba para él la medalla Bellas Artes, el poeta Alí Chumacero, declaró para el universal: "todo premio, galardón, cualquier medalla, cualquier crucecita en la frente, es significativo para un poeta, un escritor, un hombre que ha hecho de una actividad tan poco reconocida por la ciudad, su actividad principal en la vida"[ii]. Esta aseveración nos hace reflexionar en la importancia que tienen los escritores en una sociedad, y el como a los más de noventa años el poeta era capaz de reconocer la necesidad de los hombres dedicados a las letras de saberse parte de un lugar en la tierra.

Alí Chumacero nació en Acaponeta, Nayarit, el 9 de julio de 1918 (signo cáncer, estaría a punto de cumplir 100 años, pero según entrevistas él quería vivir 150 y en algunas ocasiones dijo que hasta 200 años, él se reconocía como un hombre joven). Vivó en Guadalajara (1929) y en 1937 se estableció en la ciudad de México. [iii]

Un whiskey, su voz, clara, decantada se escuchaba en una conversación alegre y en otra lúcida que mantenía a sus amigos y su público siempre de buen humor.
[...]




[i] http://www.jornada.unam.mx/2010/12/29/opinion/a09o1esp
Ciudad de México, México | Lunes 11 de agosto de 2003 Notimex | El Universal Encontrado en 8 -11-2017: http://archivo.eluniversal.com.mx/notas/163707.html
[iii] Chumacero, Alí, Responso del peregrino (breve Antología) Material de lectura, UNAM, 2010.






miércoles, 1 de noviembre de 2017

Nosotros Somos Quien Somos: Por un amor

Nosotros Somos Quien Somos: Por un amor: Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser un...

martes, 24 de octubre de 2017

Alguien habla sola Después del hambre Isolda Dosamantes. Lágrimas de Circe, Mar del Plata, Argentina, 2017.

http://letras.mysite.com/vhdi171017.html





Alguien habla sola
Después del hambre Isolda Dosamantes. Lágrimas de Circe,
Mar del Plata, Argentina, 2017.
Por Víctor Hugo DíazPublicado en http://periodicodepoesia.unam.mx/ No. 102 / Septiembre 2017

 .. .. .. .. ..
Y recuerda, nunca dejes tu casa  parece ser lo importante, lo que no hay que olvidar, cuando cada hilo de agua es una mujer en el intento de nombrar con rabia al silencio; en ese momento en que los hilos cantan siempre, pero de gota en gota. En  Después del hambre  de Isolda Dosamantes, hay más que palabra o lenguaje, hay poesía, cayendo de la punta de la voz, no de la lengua. Así, cuando a veces se vende el cuerpo o se regala; o cuando durante la dureza del tiempo “la luna grita por la noche”. 

En estas visiones o bellas y terribles imágenes, se nos permite a los lectores entrar en eso resistente y beligerante que mueve a la poesía, llevándonos como sobre rieles al Frente, ríos que nos conducen al combate del hoy y ahora, porque el agua tiene memoria y quizá es tan impredecible como ser asaltado a pocos metros de casa.

En mis ojos se me aparecen personajes e íconos populares como Adelita, que representa a esa abuela rebelde que se nos vuelve a aparecer desde el soporte de la historia, como murallas recién pintadas que sirven de escenas no solo para la escritura, sino para la capacidad de crear objetos, visibilizarlos en la experiencia, hacerlos táctiles sobre un formato textual, donde valiosa y valientemente se encuentran la vida y la poesía.

Es un soporte imaginario que va de Oaxaca a un grafiti en Colombia, o tal vez nos lleva a caminar entre la Madres y Abuelas de la Plaza de Mayo dándonos cuenta de cómo el cemento va cubriendo, poco a poco, la tierra del maíz.

Ciertamente Dosamantes desentierra y expone estas carencias a nivel continente; muestra el pasado-presente, identidad igual diversa y actual. El registro que es la poesía.

Como esa voz que grita o susurra diciendo versos al oído, quizá a “Gabriel”; o esos “locos que hablan solos” ,o el reloj que avanza a ritmo de polvo dentro de una prisión de escombros, al centro de una ciudad donde lo más importante es la palabra “Renuncio” porque la piel también tiene memoria.

En Después del hambre de Isolda Dosamantes fluye una voz que se mueve, que no aburre con lo lineal, que trabaja las texturas, acaricia densidades y sobre todo y fundamental en un libro de poesía, nos sorprende con imágenes que siempre vemos y nunca habíamos visto; es una voz en movimiento “boleto en mano” en un viaje permanente, sin tener que moverse, donde tal vez sea suficiente amar a una dulce sanguijuela, o mejor, a la tristeza de la distancia.
Santiago de Chile, agosto 2017

Después del hambre
Mientras miraba sombras de la muerte
me procuró sus últimos consejos,
–baila, baila mucho antes de casarte
nunca dejes tu casa
luego andas dando molestias a hijos,
nietos, bisnietos,
sé reguilete, preserva tu casa.
A mi hermana se la robo su novio,
se fue con él al campo de batalla,
salió con mis hermanos, ya no supimos nada,
Lupita tuvo suerte, tendrá más de 100 años,
anduvo en la bola, de soldadera,
mi madre la condenó, no volvió a casa.
–La estoy viendo, ahí está la muerte mija,
ten, toma mi virgencita y recuerda
baila, forja tu danza
haz con tu cuerpo el ritual, la belleza.
–Baile por última vez en mi boda,
en la revolución fuimos a la ciudad
toque de queda raciones de maíz,
ten siempre en tu alacena arroz, sal y frijoles,
mija, ya se acerca mi muerte, toma mi virgencita
nunca dejes tu casa.
Mija, me cortaron el pelo
me lo cortaron no puedo peinarme
ten mija, toma mi Guadalupe, mi monedero,
y baila mucho, baila antes de casarte.
–Acércate mi niña, para tocar tu frente,
te doy la bendición,
y recuerda nunca dejes tu casa,
la mía se la dejé a tu tío,
su mujer me corrió, lo corrió a él,
desde entonces me cobijo con hijos,
nietos y bisnietos,
nunca dejes tu casa,
toma niña mi virgencita, mi monedero,
nunca olvides tu danza, luego hay guerras y hambre.
–Mija, mi niña ya viene la muerte,
está en la puerta, esperando.


Adelita, le tengo rabia al silencio
I
Cada hilo de agua es una mujer
la vemos con su vientre habitado,
con sus ojos nostalgia mirándose al espejo,
sus canas de sabiduría, dolor,
la vemos en la tarde de la lluvia que le muestra de cara el desempleo
en la mañana de la muerte
. . . . . . . . . . . . . . . . la guerra
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . o las lágrimas de un niño.
Fluye su voz a la hora de ser madre
          en la caricia que derrama sobre su árbol
                  y cuando amasa las tortillas
                          fluye como luz hasta quedar exhausta.
Sus brazos descansan en la tierra, borbotean
          se consumen al sol
                  en el intento de nombrar
                  busca en la aureola de sus senos
                          en su vientre poblado de caricias
                          en la lengua del hombre
                  busca en las letras la palabra
la voz que no diluya su cantar entre la bruma.

II
La mujer agua danza por la tierra
de gota en gota desvanece sombras
destruye el cerco que la viste
los pliegues de su falda
tocan la extremidad del viento
luego
        los hilos cantan
siempre     de gota en gota.

III
Así de letra en letra
aparece danzando el huapango de la noche
gira en medio de la guerra
con el aroma en la punta de la voz
con el rezo que nace de la pólvora
con el vestido negro
aparece cantando la violencia
la mano en puño con las cuentas
de barro, aroma a rosas con sus cruces
lapislázuli en cuello,
                lazo de suicidio en la escalera
                de tortura, abuso, violación,
los estudios son tizón bajo el comal
tizna la olla de frijoles
marca del sabor a hogar que encendió la abuela.
En su murmullo cocina la clase de mañana
teje el arroz       lo  e  s  t  i  r  a  para el hambre
se cubre con el tizne de la olla
vende sus letras su sonrisa
su tiempo al tiempo de los otros
a veces vende su cuerpo o lo regala.

IV
El agua no está sola
          se cubre de sombras, se protege
porque la luna le grita por las noches
palabras de luz que deletrea:
es muro que viste al otro muro
ella fluye en los brazos de otras aguas
ella es él
         somos río
                 con aguas agitadas
                                          que buscan la concordia.
De sus ecos nace un manantial,
río en combate
se derrama en transparencia.

V
La turbulencia nace con preguntas primigenias
en la pendiente de los cerros
                          cuando los peces se mueren en la red
en la frontera ante el disparo de la migra
en el asalto a la mitad de la calle de su casa
en la jornada triple     en el ensamble
en la mentira del periódico
en la huella de un dedo democrático
en el sueño perdido entre fantasmas
en la espuma usurpada de caricias
                                  por las orillas de las sombras.
La turbulencia es huella
chubasco de poro en poro.

VI
El agua es piel    tiene memoria
          de poro en poro
                          resbalan por su vientre
                                                    los paisajes
parpadean el grito de un lamento
        se desdoblan
                        se funden
                              son recuerdo
crecen en el aroma de la tarde.
Su piel vértigo
        es una flecha
                atraviesa su garganta.

VII
Fluye
        danza de letra en voz
        a través de los siglos
canta
        el rosario alegre del comal
        el de las cuentas negras del combate
        busca a sus peces atrapados
grita
        el grafiti de Colombia,
        la Plaza de Mayo,
        el charco de sangre en la Huasteca,
        las calles de Oaxaca
        grita una mujer desde la tierra
        se escucha su eco
        en el desierto de Chihuahua.
El agua danza sola
                  ellos desaparecen.
Manchas de sangre en las ventanas
se tiñe de rojo el cielo
                         reflejo de sus muertes.


* * *
Ficha Curricular:
Isolda Dosamantes (Tlaxcala, 1969). Poeta y académica. Es maestra en Creación y Apreciación Literaria por Casa LAMM, especialista en Literatura Mexicana del Siglo XX por la UAM y cursó Diplomado en Creación Literaria de la Escuela de Escritores de la SOGEM. Desde 1997 se ha dedicado a la docencia en México, China y Canadá. Ha sido reconocida con el Premio Internacional de Poesía Hacia Ítaca, Mar de la Plata 2017, el Premio de Poesía Praxis (2011) y los Juegos Florales de Guaymas, Sonora (2008), entre otros. Fue becaria de: Fundación Alberti, Casa Lamm, del FETA, FONCA y SOGEM. Destacan sus libros Después del Hambre, 2017, Apuntes de Viaje, 2012; Paisaje sobre la seda, 2008. Desde 2013 es Directora del Proyecto Cultural Independiente Galería Casa de la Nube.

_______________________________________________________________________________
Proyecto Patrimonio Año 2017
A Página Principal
 | A Archivo Víctor Hugo Díaz A Archivo de Autores |

www.letras.mysite.com: Página chilena al servicio de la cultura
dirigida por Luis Martinez Solorza.
e-mail: letras.s5.com@gmail.com
Alguien habla sola
Después del hambre Isolda Dosamantes. Lágrimas de Circe,
Mar del Plata, Argentina, 2017.
Por Víctor Hugo Díaz
Publicado en http://periodicodepoesia.unam.mx/ No. 102 / Septiembre 2017 

Recuerdos del 2011

http://festivalpoesiaymovimiento.blogspot.mx/2011/09/isolda-dosamantes.html

Isolda Dosamantes


 Isolda Dosamantes

Poemas del libro Paisaje sobre la seda

Espada del infierno

¿Con qué piel debo enfrentar los gritos del viento en mi cabeza?
no sé quien soy
desde la noche en que tomaron mi cuerpo para herirme
      (a cuatro manos ulceraron mis ramas
      a cuatro gritos lloré en la penumbra de sus rostros
      en el silencio más recóndito del día
      en el anonimato más insoportable
      en la cobardía más limpia del escombro)
hice como si no pasara nada
y en mis ojos nació una nube
oscuridad continua
espada del infierno
acuchillándome constante
¿con qué piel debo limpiarme del romero
para recuperar el reflejo cristal de mis pupilas?

Presentación de Campuzano

 Ver: https://www.elsoldetlaxcala.com.mx/cultura/733001-aborda-lamentos-de-la-inocencia-las-primeras-experiencias

Aborda “Lamentos de la inocencia” las primeras experiencias

lunes, 16 de octubre de 2017

Alguien habla sola por Víctor Hugo Díaz

Alguien habla sola por Víctor Hugo Díaz



Después del hambreIsolda DosamantesLágrimas de Circe,Mar del Plata, Argentina, 2017.

Por Víctor Hugo Díaz   

                                       
No. 102 / Septiembre 2017


Alguien habla sola


Y recuerda, nunca dejes tu casa parece ser lo importante, lo que no hay que olvidar, cuando cada hilo de agua es una mujer en el intento de nombrar con rabia al silencio; en ese momento en que los hilos cantan siempre, pero de gota en gota. En Después del hambre de Isolda Dosamantes, hay más que palabra o lenguaje, hay poesía, cayendo de la punta de la voz, no de la lengua. Así, cuando a veces se vende el cuerpo o se regala; o cuando durante la dureza del tiempo “la luna grita por la noche”. 

En estas visiones o bellas y terribles imágenes, se nos permite a los lectores entrar en eso resistente y beligerante que mueve a la poesía, llevándonos como sobre rieles al Frente, ríos que nos conducen al combate del hoy y ahora, porque el agua tiene memoria y quizá es tan impredecible como ser asaltado a pocos metros de casa.

En mis ojos se me aparecen personajes e íconos populares como Adelita, que representa a esa abuela rebelde que se nos vuelve a aparecer desde el soporte de la historia, como murallas recién pintadas que sirven de escenas no solo para la escritura, sino para la capacidad de crear objetos, visibilizarlos en la experiencia, hacerlos táctiles sobre un formato textual, donde valiosa y valientemente se encuentran la vida y la poesía.

Es un soporte imaginario que va de Oaxaca a un grafiti en Colombia, o tal vez nos lleva a caminar entre la Madres y Abuelas de la Plaza de Mayo dándonos cuenta de cómo el cemento va cubriendo, poco a poco, la tierra del maíz.

Ciertamente Dosamantes desentierra y expone estas carencias a nivel continente; muestra el pasado-presente, identidad igual diversa y actual. El registro que es la poesía.

Como esa voz que grita o susurra diciendo versos al oído, quizá a “Gabriel”; o esos “locos que hablan solos” , o el reloj que avanza a ritmo de polvo dentro de una prisión de escombros, al centro de una ciudad donde lo más importante es la palabra “Renuncio” porque la piel también tiene memoria.

En Después del hambre de Isolda Dosamantes fluye una voz que se mueve, que no aburre con lo lineal, que trabaja las texturas, acaricia densidades y sobre todo y fundamental en un libro de poesía, nos sorprende con imágenes que siempre vemos y nunca habíamos visto; es una voz en movimiento “boleto en mano” en un viaje permanente, sin tener que moverse, donde tal vez sea suficiente amar a una dulce sanguijuela, o mejor, a la tristeza de la distancia.


Santiago de Chile, agosto 2017